L’Animal a l’esquena es un espacio para el intercambio y formación de artistas y creadores. María Muñoz y Pep Ramis, directores artísticos de la compañía de danza Mal Pelo, inician en 1997 la restauración y adaptación de los espacios en el Mas Espolla, definiendo los puntos de partida del centro de creación e investigación. De 2001 a 2010, codirigen junto con Toni Cots, el proyecto artístico. Desde 2011 María Muñoz y Pep Ramis dirigen L’Animal a l’esquena con la colaboración de un equipo de asesores artísticos.

El nombre L’Animal a l’esquena hace alusión a la imagen de un animal cargado sobre la espalda, sobre una columna que es el eje central del cuerpo y del movimiento. Es una imagen que evoca también una cierta condición de fragilidad y de cuestionamiento del lugar y expresión del cuerpo.

El objetivo principal de L’Animal a l’esquena es instaurar los vínculos y las conexiones entre creadores, pensadores y público de manera que el centro pueda convertirse en un lugar compartido dentro de un marco de investigación de la práctica artística basada en el cuerpo. Un marco de investigación entendido como un proceso acumulativo, de contextualización y reflexión, de formación y de intercambio.

L’Animal a l’esquena quiere reflejar la necesidad actual de la práctica contemporánea de las artes de definir un marco crítico mediante la presencia de diferentes voces y visiones, con el fin de buscar un cambio de valores en relación con la visualidad, la textualidad , la identidad y la corporalidad. L’Animal a l’esquena constituido como refugio temporal en el que la diversidad sea reconocida y aceptada.

L’Animal a l’esquena se encuentra ubicado en la finca del Mas Espolla, Celrà, una antigua masía rodeada de 24 hectáreas de cultivo, viña, olivos y bosque mediterráneo, al pie de Les Gavarres. La decisión de crear un lugar para la creación en un terreno rural, lejos de las ciudad, se basa en la idea de que es posible, y necesario, construir espacios de reflexión e investigación en ámbitos que le son favorables. Es fruto de un posicionamiento social y político que nos sitúa en una cierta periferia geográfica y de pensamiento. L’Animal a l’esquena es un proyecto pionero en el territorio y a nivel internacional. El proyecto se va nutriendo y adaptando a las experiencias de los creadores que la habitan.